Sin duda las transformaciones en la educación superior, tanto a nivel internacional como nacional, tienen un trasfondo en el que converge un conjunto de elementos condicionantes internos y externos de presencia y fuerza diversa. Nuestras sociedades se complejizan y precisan de instituciones que contribuyan al manejo de muy diversas situaciones que tornan difíciles los escenarios presentes y futuros: fenómenos mundiales como la globalización, las crisis económicas, los problemas ambientales y la incesante emergencia de innovaciones tecnológicas, que al mismo tiempo que facilitan la vida y potencializan la interacción humana, producen grandes contradicciones a nivel individual y colectivo.

La institución universitaria en nuestro país ha sufrido transformaciones desde hace varias décadas. En los setenta el Estado da orientación a las instituciones para el cumplimiento de las funciones estatales a través de la formación de cuadros profesionales para el desarrollo nacional y el fortalecimiento de la soberanía económica, se observa una función socializadora y democrática de la universidad; se conserva, se produce y reproduce la ciencia con una perspectiva nacionalista y de identidad, la universidad entonces era la conciencia crítica de la sociedad. La década de los ochenta fue un momento histórico de crisis económica y política y, ya inmersos en el proyecto neoliberal, la educación superior sería la palanca del desarrollo económico del país. Los objetivos de las instituciones se tornaron a buscar niveles de excelencia en el dominio de los objetos de conocimiento y en el desarrollo de los valores, habilidades y aptitudes competitivas para los mercados, en ese sentido, el saber se convirtió en “capital cultural” y los alumnos en usuarios. En los noventa se enfatizaron las prácticas de planeación, evaluación, certificación y acreditación, las cuales siguen teniendo injerencia en las instituciones de educación superior hasta el momento. Estas son una de las razones por las cuales hoy intervienen en la educación organismos internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), definiendo el telos y las prácticas de la educación en general.

En el caso de la UATx, el Modelo Humanista Integrador basado en Competencias (MHIC) se caracteriza por una perspectiva humanista, cuyos ejes rectores remiten a expresiones del humanismo como el griego (formación), el renacentista (ético-cívico), el marxista (praxis) y el contemporáneo (dignificación de la persona). De este último especialmente nos referimos al humanismo integral, desde el cual se asume una concepción antropológica que considera al ser humano bajo tres aspectos principales: 1) como ser biológico sometido a los mismos procesos evolutivos que los demás seres vivos, lo que nos remite al proceso de hominización; 2) como ser incompleto, en cuanto la información genética heredada es insuficiente para poder desarrollarse, por lo cual es necesario considerarlo como ser cultural, como animal simbólico, como animal histórico, 3) como ser existente, es decir, como ser en búsqueda (deseo) inacabable de sentido (hilo unificador entre el pasado, el presente y el futuro); como realidad concreta, multidimensional, dinámica y en proceso de actualización.

En este marco, la UATx inicia en 2017 un proceso de evaluación de los planes de estudio implementados a partir de 2012, con la participación de los profesores de cada programa educativo. Este proceso culmina en 2018 con la propuesta de un plan de estudios actualizado para la licenciatura en filosofía, el cual presenta las siguientes modificaciones respecto al plan 2012: la reducción de las competencias específicas al plantear sólo una por cada campo formativo, la eliminación de un campo formativo que ya no se consideró pertinente mantener, el cambio de 6 unidades de aprendizaje con la intención de fortalecer el logro del perfil de egreso propuesto y se elimina la seriación de las unidades de aprendizaje para darle mayor flexibilidad curricular.

Misión

Formar licenciados en filosofía con conocimientos, habilidades y actitudes básicas y pertinentes para ejercer la docencia, la investigación y difundir la filosofía como resultado de su formación humanista basada en un enfoque por competencias.

Visión

Ser reconocida para el año 2025 como una de las Licenciaturas en Filosofía con una originalidad dentro de la región, basada en el marco del Modelo Educativo de la UATx, por formar profesionales de la filosofía con competencias para la docencia, la investigación y el cultivo de la práctica filosófica con la finalidad de coadyuvar en el mejoramiento de la calidad de vida de los miembros de la sociedad en el estado y en la región.

Objetivos del Programa Educativo

La Licenciatura en filosofía está estructurada para alcanzar los siguientes objetivos generales:

  • Preparar profesionales con una formación sistemática y rigurosa que les permita ejercer la docencia con los conocimientos, habilidades y valores pertinentes.
  • Habilitar profesionales con una formación básica en la cultura de la investigación filosófica, la cual les permita filosofar razonada y críticamente los problemas teóricos y prácticos que enfrenta la sociedad de nuestro tiempo.
  • Preparar profesionales que difundan y promuevan en diferentes espacios sociales, como instituciones públicas o privadas u organizaciones no gubernamentales, el quehacer filosófico en particular y humanístico en general.

Los aspirantes a estudiar este programa educativo deberán contar con las siguientes competencias que les permitan cursar adecuadamente el plan de estudios:

  • Analiza y evalúa la importancia de la filosofía en su formación personal y colectiva.
  • Examina y argumenta, de manera crítica y reflexiva, diversos problemas filosóficos relacionados con la actuación humana, potenciando su dignidad, libertad y autodirección.
  • Distingue la importancia de la ciencia y la tecnología y su trascendencia en el desarrollo de su comunidad con fundamentos filosóficos.
  • Construye, evalúa y mejora distintos tipos de argumentos sobre su vida cotidiana de acuerdo con los principios lógicos.
  • Escucha y discierne los juicios de los otros de una manera respetuosa.
  • Analiza de manera reflexiva y crítica las manifestaciones artísticas a partir de consideraciones históricas y filosóficas para reconocerlas como parte del patrimonio cultural, su defensa y preservación.
  • Tiene las habilidades de expresión oral y escrita.

Competencias Genéricas

  • Autorregular el aprendizaje identificando y formulando situaciones problemáticas de la realidad personal, profesional y social que vive, y comunicarlas en diferentes códigos, de manera ordenada, sistemática y crítica.
  • Asumir el compromiso que se tiene como universitario para actuar de manera ética, como profesional y ciudadano, en relación con la sociedad, el medio ambiente y consigo mismo.
  • Actuar como profesional capaz de desempeñarse en un mundo globalizado, manejando de manera rigurosa y pertinente los contenidos propios de su profesión, las nuevas tecnologías de la información, y comunicarse adecuadamente en su lengua materna y en un idioma diferente.
  • Desarrollar la capacidad de trabajar en equipos inter o multidisciplinarios, con una visión prospectiva y creativa, asumiendo un liderazgo comprometido con el cumplimiento pertinente y oportuno de su trabajo profesional.

Competencias Específicas

  • Comprender los problemas que abordan las principales disciplinas filosóficas dedicadas a estudiar algún ámbito de la realidad, a partir de la lectura de textos de los filósofos pertinentes, para tomar una actitud reflexiva con respecto a las situaciones que nos plantea la sociedad contemporánea.
  • Planear la actividad docente, a partir del estudio de las características de la propia disciplina, de los estudiantes y del contexto de la práctica docente, para la evaluación y mejora continua de la misma.
  • Reflexionar los problemas de las disciplinas filosóficas fundamentales, así como las principales respuestas que históricamente han recibido, a partir de la lectura de textos de autores clásicos y contemporáneos representativos de las tradiciones filosóficas relevantes, para comprender la complejidad del quehacer filosófico.
  • Elaborar investigaciones en torno a problemas filosóficos y sus diversas respuestas, a partir de los conocimientos, habilidades y actitudes pertinentes, para una apropiación más profunda y consciente de las tradiciones filosóficas.
  • Ponderar temas emergentes y transversales que la sociedad actual plantea a la reflexión filosófica, a partir del estudio de la problematización que hacen filósofos contemporáneos, para ejercer con conciencia la tolerancia, el diálogo y reconocimiento a la diversidad de concepciones.

Para ingresar a la universidad y cursar la Licenciatura en Filosofía es necesario cubrir los siguientes requisitos tanto académicos como administrativos.

Requisitos de ingreso

  • Cumplir con la convocatoria de ingreso emitida por la Universidad Autónoma de Tlaxcala y aquellos específicos relativos a los requeridos por la Unidad Académica o Facultad.
  • Además, cumplir con lo estipulado en Reglamento vigente para el Ingreso, Permanencia, Comparabilidad, Movilidad y Egreso de los Estudiantes de la Universidad Autónoma de Tlaxcala.

Requisitos de permanencia

El estudiante debe cumplir con los lineamientos académicos y administrativos establecidos en la Ley Orgánica, Estatuto General, Reglamento de Evaluación Académica, Reglamento para el Ingreso, Permanencia, Comparabilidad, Movilidad y Egreso de los Estudiantes de la Universidad Autónoma de Tlaxcala y demás ordenamientos de la institución.

Requisitos académicos para el egreso

Aprobar el 100% de las unidades de aprendizaje y demás requisitos que comprenda el plan de estudios de la licenciatura.

Requisitos de titulación

  • Los requisitos generales para obtener el título, se establecen en el Reglamento de Evaluación Académica de la Universidad Autónoma de Tlaxcala.
  • Además de lo establecido en la normatividad vigente, el estudiante deberá cumplir con los requisitos específicos establecidos por la Unidad Académica o Facultad.
  • Los alumnos que hayan cursado parte de su carrera en otra universidad deberán entregar constancia de revalidación y equivalencia debidamente requisitada y validada por la autoridad competente.

Opciones de Titulación

De acuerdo a los Lineamientos de Titulación Vigentes de acuerdo al Reglamento de Evaluación Académica la Universidad.